Exámenes

Cuatro amigos de la universidad se fueron a parrandear fuera de la ciudad el fin de semana antes de los exámenes finales. Después de tanta fiesta, durmieron todo el domingo y regresaron a la ciudad el lunes por la mañana. No entraron al examen final y en cambio por la tarde buscaron al profesor y le explicaron su ausencia:

“Lo que pasó es que nos fuimos de viaje el fin de semana y planeábamos estar de regreso el domingo para estudiar. Pero, desafortunadamente, se nos pinchó una llanta cuando veníamos de regreso. Como no teníamos herramientas y nadie nos quiso ayudar, perdimos el examen.”

El profesor lo pensó y acordó hacerles el examen final al día siguiente. Felices, los cuatro amigos estudiaron toda la noche y llegaron al día siguiente a hacer el examen. El profesor los puso en salones separados y les repartió a cada uno el cuestionario.

El primer problema valía 5 puntos y era muy fácil, sobre la historia del mercadeo.
Los cuatro amigos respondieron rápidamente, cada uno en su salón separado, pensando “Esto va a estar muy fácil”.

Cuando terminaron el problema, voltearon la página para leer el segundo problema, que decía:

“Por 95 puntos, ¿cuál llanta fue la que se les pinchó?”

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *