Sin sentimiento

Un tio y una tia se conocen en una bar una noche cualquiera. Van al piso de ella y echan un polvo.
Al cabo de un tiempo, cuando el se recupera y se dispone a marcharse, ella dice:
– Tu seguro que te dedicas a la medicina.
– ¿Y tu como lo sabes? No nos conocemos de nada, ¿no?
– Es mas, seguro que eres anestesista.
– ¡Justo! ¿Pero como lo sabes?
– Porque no he sentido nada, nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *