Lógica y Matemática

Dos monjas salieron del convento a vender galletas. Una era la Hermana Matemática (M), y otra la Hermana Lógica (L)

M -Está empezando a caer la noche, y aún estamos muy lejos del convento.
L -Hermana, se ha dado cuenta de que nos sigue un hombre hace media hora?
M – Sí ¿y qué será lo que quiere?
L – Es lógico. Nos querrá violar.
M -¡Ay Dios Mio! . Calculo que si continuamos caminando a este ritmo, nos alcanzará dentro de 15 minutos. ¿Qué podemos hacer?
L – La única cosa lógica que podemos hacer es ¡caminar más rápido!
M -¡No está funcionando!
L – ¡Claro que no! Él hizo la única cosa lógica que se podía hacer! Él comenzó también a caminar más rápido
M – Y ahora, ¿Qué vamos a hacer? ¡Nos alcanzará en un minuto!
L – La única cosa lógica que podemos hacer es separarnos. Usted váyase por aquel lado, y yo para este otro. No podrá seguirnos a las dos!

Entonces, el hombre decidió seguir a la Hermana Lógica. La Hermana Matemática llegó al convento, preocupada de lo que pudiera haberle ocurrido a la Hermana Lógica. Al cabo de un rato, llegó la Hermana Lógica.
M -¡Hermana Lógica!. Gracias a Dios que llegó usted. Cuénteme qué ocurrió
L – Ocurrió lo lógico. El hombre no podía seguir a las dos, por lo que él optó por seguirme a mí.
M – Y qué ocurrió después?
L – Lo lógico. Yo comencé a correr lo más rápido que pude, y él tambien.
M – ¿Y qué ocurrió después?
L – De nuevo lo lógico. Me alcanzó
M -¡Ay, Dios Mío! . ¿Y qué hizo usted?
L – Hice lo lógico. ¡Me levanté el hábito!
M – ¡Dios Mío, Hermana! ! ! ¿Y qué hizo el hombre?
L -Él también hizo lo lógico. ¡Se bajó los pantalones!
M – ¡Oh, no! . ¿Qué ocurrió después?
L -¿Acaso no es obvio, Hermana? ¡Una monja con el hábito levantado corre mucho más rápido que un hombre con los pantalones bajados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *