El marido y la estatua humana

Una pareja de amantes está retozando en la cama cuando de pronto, oyen entrar al marido. Saltan de la cama rápidamente y ella le calma diciendo:

– No te preocupes, te voy a cubrir de talco y te estás completamente quieto para pasar por una estatua.

Rápidamente lo cubre, quedando él todo de blanco. Al momento, entra el marido en la habitación.

– ¿Qué tal, cariño?- pregunta.

– Pues, muy bien, mi amor.

– ¿Y esta estatua?

– Pues nada, vi el otro día una igual en casa de los Pérez, me gustó y la he comprado esta mañana.- le comenta la esposa

Sin más comentarios se acuestan los dos.  A las dos de la madrugada, el marido se levanta, se va a la cocina, coge un vaso de leche y unos aperitivos y regresa a la habitación. Se acerca a la estatua y le dice al oído:

– Toma, hombre, que yo me pasé así tres días en la casa de los Pérez y no me ofrecieron ni un vaso de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *